Sin precio - Tú decides su valor

pensar

El material que se edita y distribuye desde Seguir Caminando, así como los talleres, charlas y actuaciones que lleva a cabo, los realiza sin ponerle precio. Entendemos que la solidaridad requiere no establecer de antemano el mínimo o el máximo que somos capaces de compartir. Nadie sabe qué hay en el corazón de cada persona, ni cuáles son sus posibilidades económicas a la hora de querer ser solidario con otros, por lo que no podemos predeterminar un precio para ella.

Si entendemos la solidaridad como “la ternura entre los pueblos” (G. Belli), a todos nos parecerá ilógico ponerle medida: la ternura no se mide, no se cifra, no es más su valor si se manifiesta en un abrazo o en un beso, en una sonrisa o en el roce de unas manos. Cada quien, en lo profundo de su alma y su conciencia, sabe del valor que el gesto lleva.

Por ello, te invitamos a que descubras que, todo aquello que nace del corazón del artista, (y todas las personas lo somos en mayor o menor medida) tiene un valor incalculable: horas secretas en las que se sueña, se intuye, se trabaja, se esbozan palabras y gestos, nacen músicas, dibujos, dinámicas, pensamientos nuevos…, hasta que nace una “pequeña obra de arte”.

No hay precio posible a tanta vida que, desinteresadamente, quiere ponerse al servicio de quienes más lo necesitan.